jueves, 19 de octubre de 2017

Irene y Martín

Tenía esta sesión metida en la cabeza desde que Irene me avisó de que le apetecía tener algunas fotos junto a Martín, realizadas por mí y que, a pesar de llegar un poco tarde (fuí a entregar una boda a Jerez y el coche como que no corría mucho) y el sol se estaba escondiendo; supe manejarme ante la situación y ellos respondieron bien ante mis indicaciones, ya que de tiempo no disponíamos mucho. Salió todo muy natural y quedó genial, hasta que se fué el sol completamente.
Hace semanas atrás se me estropeó el flash, por lo tanto no disponía ningún tipo de iluminación (tampoco contaba de que se me iba hacer de noche), así que recurrí a lo único que podría echar el cable; nuestros móviles.
Si de algo me arrepiento de ese día es que no grabé la sesión, ya que sin él no se aprecia lo rápido que realizamos las fotos y nadie se creería de que la iluminación está generada por cuatro teléfonos móviles.
Me encanta el resultado de la edición, en la que esta vez he querido dar un toque más cálido sin estropear mucho la luz natural; en la que ese día tuvo un tono frío.
Sin más, agradecer a Irene y Martín por mostrar su confianza en mí, porque además de recibir unas fotos bonitas; nos lo pasamos súper bien. Muchas gracias.

 




























jueves, 12 de octubre de 2017

BODA MÍRIAM Y JAVIER

Mi momento, algo que realmente no me esperaba tan pronto y pero llegó; un 11 de Agosto del 2017 en Jerez de la Frontera. Primera boda que realizo.
Míriam y Javier fueron aquellos valientes que decidieron llamarme para su gran día, sabiendo perfectamente que era mi primera boda a la que acudía como fotógrafa; y no como ayudante de fotografía, que de experiencia no escaseo.

Nunca había visto el interior donde se celebró la ceremonia, ya que fué una boda civil, no me imaginaba que el Ayuntamiento de Jerez tuviese ese estilo de "capilla medieval" por así decirlo; lo que sí es que compaginó a la perfección con el estilo de los novios. Ceremonia rápida y precisa, que tras ella, acudimos al Parque Alcázar a tirar algunas fotos.

Tras muchos nervios y prisa, comenzó la fiesta en el convite. Se celebró en un establecimiento de Guadalcacín, un poco apartado de todo, sí; para mi gusto es algo muy positivo. 
Durante los aperitivos de entrada hubo una pequeña tardanza para acceder a la cena, algo que me vino genial para inspeccionar el lugar y tener más preparadas mis ideas, y claro; seguí con mis fotos.

Cena tranquila y social, en las que una vez finalizada abrió paso a la tarta, recordatorias y fiesta.
Os dejo algunas fotos de la ceremonia, el lugar y de los novios.

Y sin más, agradecer enormemente a esta pareja por su confianza, que les vaya genial en la vida y que disfrutéis de vuestras fotos a más no poder.